Preguntas poco simpáticas pero necesarias

Aunque la Ley de Muerte Digna representa un avance significativo, sobre todo por lo que representa a nivel social, los debates sobre los procedimientos en el final de la vida seguirán adelante, y bienvenidos sean.

Por ejemplo ¿a quien/es corresponde tomar decisiones sobre la prolongación de cuidados fútiles en casos, por ejemplo, de coma irreversible? ¿A los familiares, a los médicos, a los jueces, a la sociedad representada legislativamente? ¿Debe haber un proceso pautado de toma de decisiones en este tipo de situaciones? ¿O puede quedar librado a interpretaciones técnicas, afectivas o de circunstanciales profesionales “a cargo”?

La controversia sobre Luz Milagros, la niña dada por muerta y rescatada de la morgue, (ver Una visita a los padres de Luz Milagros) y un posterior comunicado de Selva Herbón, la madre de Camila, muestran que falta aún bastante debate.

Dice Selva “Comunicado:

Habiendo tomado conocimiento por las declaraciones en los medios en el caso de Luz Milagros, la beba que nació en la Pcia del Chaco, y que fuera trasladada al Hospital Italiano de CABA, siento la necesidad de aclarar a la opinión publica en general y sobre todo a los padres de Luz, que hay una interpretación errónea de la ley N° 26.742 recientemente sancionada, modificatoria de la ley N° 26.529. Estoy de acuerdo en que los médicos “sugieran” la limitación del esfuerzo terapéutico, pero esto solo se puede llevar a la práctica con el consentimiento de los padres, la decisión es exclusiva de los pacientes y en este caso de los padres, he observado en declaraciones publicas, que la madre de Luz, no esta convencida de hacerlo, y que se trataría de una imposición del equipo medico, lo cual es una clara violación a la ley que dice en su Art. 2 inc. e) Autonomía de la voluntad.

“El paciente tiene derecho a aceptar o rechazar determinadas terapias o procedimientos médicos o biológicos, con o sin expresión de causa, como así también a revocar posteriormente su manifestación de la voluntad.
Los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a intervenir en los términos de la ley 26.061 a los fines de la toma de decisión sobre terapias o procedimientos médicos o biológicos que involucren su vida o salud.
En el marco de esta potestad, el paciente que presente una enfermedad irreversible, incurable o se encuentre en estadío terminal, o haya sufrido lesiones que lo coloquen en igual situación, informado en forma fehaciente, tiene el derecho a manifestar su voluntad en cuanto al rechazo de procedimientos quirúrgicos, de reanimación artificial o al retiro de medidas de soporte vital cuando sean extraordinarias o desproporcionadas en relación a la perspectiva de mejoría, o produzcan un sufrimiento desmesurado.
También podrá rechazar procedimientos de hidratación o alimentación cuando los mismos produzcan como único efecto la prolongación en el tiempo de ese estadio terminal irreversible o incurable.
En todos los casos la negativa o el rechazo de los procedimientos mencionados no significarán la interrupción de aquellas medidas y acciones para el adecuado control y alivio del sufrimiento del paciente.”
Además es contradictorio que en el caso del joven testigo de Jehova, la Corte suprema de Justicia se haya expresado en respetar la voluntad del mismo, y que esto en apariencia no se haga en el caso de Luz Milagros.
EN TODOS LOS CASOS, se debe respetar la voluntad del paciente o de los familiares según la mal llamada “ley de muerte digna”, cuyo nombre correcto es “DERECHOS DEL PACIENTE EN SU RELACIÓN CON LOS PROFESIONALES E INSTITUCIONES DE LA SALUD”, por todo ello quiero expresar como impulsora de dicha ley, que le doy mi apoyo incondicional a Sra Analía Bouguet, madre de Luz Milagros, e insto a los profesionales a respetar la voluntad de la familia y cumplir con el verdadero espíritu de la ley.
Selva Herbon

Un pregunta posible sería: en casos de coma irreversible cuando las medidas de sostén vital no no tienen ningún objetivo médico viable, y responden a los deseos (comprensibles) de los padres de dar tiempo para que “se produzca un milagro” ¿están obligados los médicos a mantenerlas indefinidamente para respetar la voluntad de la familia? ¿está obligada la sociedad a llevar adelante esta tarea?

Preguntas quizás antipáticas e incómodas, pero sobre las que deberemos dialogar…

Una respuesta to “Preguntas poco simpáticas pero necesarias”

  1. El debate sobre la Ley de Muerte Digna - Blog de Bioética Says:

    […] Se dió un paso importante en cuestión de derechos, pero aún falta mucho por analizar. Les recomiendo leer el resto del debate en su página (con los interesantísimos comentarios de los lectores) haciendo click aquí. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: