El informe final de la Comisión sobre Determinantes Sociales de la Salud de la OMS

En lo que me parece la publicación mas importante de los últimos años, la Comisión sobre Determinantes Sociales de la Salud de la OMS ha hecho público el informe final de sus primeros tres años de trabajo. Este material es de imprescindible lectura para comprender los aspectos éticos de los procesos vinculados a la salud. (Ver post del blog Modelos en pugna: responsabilidad personal vs. determinantes sociales de la salud en

https://biolatina.wordpress.com/2006/08/23/modelos-en-pugna-responsabilidad-personal-vs-determinantes-sociales-de-la-salud/)

El año pasado escribí para un material del curso de bioética clínica de la RedBioética/UNESCO:

Los determinantes sociales de la salud (DSS) pueden ser definidos como los “Rasgos específicos del contexto social que afectan a la salud, y las vías a través de las cuales estas condiciones sociales se traducen en impactos sobre la misma. Lógicamente, los DSS sobre los que se concentra la investigación son aquellos que son potencialmente modificables a través de la acción humana.”

El concepto de determinantes sociales de la salud se originó hacia los años ’80 en las críticas hacia la insuficiencia y limitación de las intervenciones en salud dirigidas hacia los riesgos y problemas de salud individuales. Se planteaba que el mejoramiento de la salud requería investigar a las poblaciones a las que pertenecían los individuos, reenfocando “aguas arriba” desde los factores de riesgo individuales hacia los patrones sociales que dan forma a las posibilidades de la gente de ser saludable. Esto significa dirigir la mirada hacia los factores que hacen que las personas estén sanas o enfermen, más que a las posibilidades de atención una vez que su salud se ha deteriorado.

En palabras de Marmot y Wilkinson:

“Combinando la economía, sociología y psicología con la neurobiología y la medicina parecería que mucho depende de comprender la interacción entre la desventaja material y su significado social. No se trata solo de que la pobreza material es dañina para la salud, sino que también importa el significado social de ser pobre, estar desempleado, socialmente excluido o estar estigmatizado de cualquier otra forma.

Como seres sociales, no solo necesitamos buenas condiciones materiales sino que, desde nuestra niñez en adelante, necesitamos sentirnos valorados y apreciados. Necesitamos amigos, necesitamos sociedades más sociables, necesitamos sentirnos útiles, y necesitamos tener un grado significativo de control sobre un trabajo que tenga sentido. Sin esto nos inclinamos a la depresión, al uso de drogas, la ansiedad, la hostilidad y los sentimientos de desesperanza, todo lo cual se refleja en la salud física.”

Social Determinants of Health: The Solid Facts

Un grupo británico encargado específicamente de identificar determinantes sociales de la salud mencionó el gradiente de clase social, el stress, las etapas tempranas de la vida, la exclusión social, el trabajo y el desempleo, el apoyo social, las adicciones, la alimentación y el transporte (Wilkinson y Marmot, 2003). Investigadores canadienses sintetizaron sus hallazgos identificando once determinantes sociales de la salud claves: la pertenencia a pueblos indígenas, las etapas tempranas de la vida, la educación, el empleo y las condiciones de trabajo, la seguridad alimentaria, los servicios de salud, la vivienda, la distribución del ingreso, las redes de seguridad social, y el seguro de empleo y desempleo (Raphael, 2004).

Según Raphael (2004):

“La situación socioeconómica durante la infancia temprana, la adolescencia y la adultez temprana son todos predictores independientes respecto de quien desarrollará y eventualmente morirá debido a enfermedad cardíaca, diabetes, enfermedades respiratorias y algunos cánceres (Davey Smith, 2003). Como ejemplo de la importancia de la situación socioeconómica y los factores relacionados, el Servicio Estadístico Canadiense examinó los predictores de expectativa de vida, expectativa de vida libre de discapacidad, y la presencia de buena o mala salud entre los residentes de 136 regiones en todo Canadá (Shields & Tremblay, 2002).

Los predictores estudiados incluyeron factores socio-demográficos (porcentaje de población aborigen, procentaje de pertenencia a minorías, tasa de desempleo, tamaño poblacional, porcentaje de población mayor de 65 años, ingreso promedio y número promedio de años de escolaridad). Otro predictores estudiados en comparación (conductuales) fueron tabaquismo, obesidad, sedentarismo, hábito de beber en exceso, stress elevado y depresión. Las factores conductuales fueron predictores débiles del estado de salud comparados con los socio-demográficos. En tanto que la obesidad predecía solo el 1% y el tabaquismo el 8% de la diferencia entre comunidades en cuanto a expectativa de vida, los factores socio-demográficos explicaban el 56% de la misma.”

En la misma página en la que está el Informe Final (por ahora solo en inglés) http://www.who.int/social_determinants/final_report/en/index.html hay también un resumen ejecutivo en español.

3 comentarios to “El informe final de la Comisión sobre Determinantes Sociales de la Salud de la OMS”

  1. Laura V. Says:

    me ha parecido muy importante todo lo que han publicado y ha sido de gran utilidad para mi y mi carrera, pues soy estudiante de medicina y me encanta estar en contacto con las dinamicas sociales que de hecho son las principales causantes de bienestar o malestar en el ser humano, esencial piedra angular para cosechar una buena salud mental y fisica, es poder ocupar un espacio cultural, social y preciso en su significado dentro de la sociedad.

    en especial enfasis mis palabras favoritas fueron las mencionadas por Marmot y Wilkinson, ahi que seguir en pie con el progreso humano ante todo humano
    gracias.

  2. julio daniel nardini Says:

    La salud también es un bien comunitario y social. Por lo tanto es necesario que nos organicemos adecuadamente. De la sabiduría y el corazón de nuestra civilización, surgirán hombres más sanos. Gracias por el aporte.

    Julio Daniel Nardini

  3. María del Rosario Jiménez Alva Says:

    Desde la década de los 70, con el planteamiento de la Atención Primaria de Salud, (APS), se llamó la atención sobre la necesidad de vincular otros factores más allá de los servicios de salud, para la mejora del nivel de salud de las poblaciones. Si examinamos las dimensiones que la APS reconocía eran de vital importancia para las intervenciones de salud, especialmente, desde el nivel comunitario, pues están allí los determinantes, aspectos como la educación, alimentación, aspectos culturales, el saneamiento ambiental y otros, pues todos obedecen a los criterios de lo que ahora son las categorías de determinante social. Habría que preguntarse entonces, qué pasó, para que los Estados en el mundo, especialmente de los países en desarrollo, a pesar de haber suscrito los acuerdos de ALMA ATA, no implementaran dentro de sus políticas de salud, el abordaje a estos problemas. Si ubicamos estos factores, seremos capaces de introducir los correctivos para que ahora SI las políticas públicas de salud, incorporen de manera efectiva estos aspectos.

    María del Rosario Jiménez Alva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: