Archive for 26 febrero 2008

Una nueva estafa moral de la industria farmacéutica: los antidepresivos a la luz de los resultados no publicados de los estudios clínicos

febrero 26, 2008

Empresas farmacéuticas e investigadores suelen unirse en sus lamentos por la creciente dificultad al intentar reclutar pacientes para sus ensayos clínicos. Esto ha llevado a algunos autores a recomendar que participar en la investigación de nuevos productos debería ser obligatorio para los pacientes (Rhodes 2005, Orentlicher 2005) . Si la investigación clínica en la actualidad fuera un emprendimiento de la humanidad destinado a producir un conocimiento generalizable y útil para el conjunto de la sociedad, quizás (y con reservas), podría admitirse la obligación moral de participar en la misma, en la medida en el conjunto social se beneficiaría y, después de todo, los actuales enfermos reciben el beneficio de aquellos que anteriormente han aceptado solidariamente participar. Sin embargo, una mirada a las prácticas antiéticas de la industria farmacéutica, simbióticamente unida al sector académico y a la educación médica de posgrado, demuestra claramente que la desconfianza creciente de la población está ampliamente justificada. Agentes lúcidos del sistema de mercado como la consultora internacional Price, Waterhouse & Cooper indican los problemas que debería resolver el sector pharma para recupérar su “buen nombre”.

 

Fuente: Pharma 2020: The vision. Which path will you take? Página 25, PriceWaterhouseCoopers, 2007. Bajar de: http://tinyurl.com/2s93og

 

Entre las prácticas antiéticas figura la no publicación de los resultados de ensayos clínicos poco favorables, lo que tiene gravísimas consecuencias para la salud pública. El trabajo de Kirsch y col. demuestra como, cuando se incluyen TODOS los resultados de los ensayos clínicos, los que parecían medicamentos útiles para una enfermedad, en realidad no lo son, excepto en casos muy específicos. Uno no puede menos que preguntarse ¿para que sirve la FDA, si todos los casos de este tipo en los últimos años fueron descubiertos por académicos de afuera?

 

Initial Severity and Antidepressant Benefits: A Meta-Analysis of Data Submitted to the Food and Drug Administration

Irving Kirsch, Brett J. Deacon, Tania B. Huedo-Medina, Alan Scoboria, Thomas J. Moore, Blair T. Johnson

Background

Meta-analyses of antidepressant medications have reported only modest benefits over placebo treatment, and when unpublished trial data are included, the benefit falls below accepted criteria for clinical significance. Yet, the efficacy of the antidepressants may also depend on the severity of initial depression scores. The purpose of this analysis is to establish the relation of baseline severity and antidepressant efficacy using a relevant dataset of published and unpublished clinical trials.

El trabajo completo se puede bajar de http://tinyurl.com/2fxozc

LJ

El llanto farmacéutico

febrero 14, 2008

Las farmacéuticas suelen quejarse del “alto costo” de la investigación que hacen, e intentan justificar sus precios y las patentes en ese hecho. Sin embargo, esto es falso. Gastan el doble en marketing que en investigación. Pero además, los países “en desarrollo” son una muy pequeña parte de sus mercados (menos del 15%), por lo que sus presiones sobre los gobiernos que utilizan el mecanismo de introducción de genéricos por razones de salud pública no tiene ninguna justificación.
Para más datos leer lo siguiente, y ver el trabajo de Gagnon y Lexchin (cita 3), y el informe de Fortune 500 (cita 4) que ubica a las empresas en el segundo lugar en retorno (luego del petróleo).

Essential Action’s
Global Access to Medicines Bulletin
Issue No. 2, February 14, 2008

Whenever developing countries seek to improve access to essential medicines by hastening the introduction of generic competition and reducing prices, they invariably must confront a single overriding claim: their actions will undermine incentives for research and development (R&D) of important new drugs.

“PhRMA is deeply troubled by the recent trend toward the issuance of compulsory licenses for pharmaceutical products,” said Billy Tauzin, President and CEO of PhRMA, the U.S. pharmaceutical companies’ trade association, in 2007.Tauzin’s statement followed Thailand’s decision to import significantly cheaper generic versions of three life-saving drugs and Brazil’s decision to use the generic version of a key treatment for HIV/AIDS. “This misguided focus on short-term ‘budget fixes’ could come at a far greater long-term cost, potentially limiting important incentives for research and development that are necessary to positively impact the lives of millions of patients worldwide.”[1]

It is expensive to develop new drugs, but not nearly as costly as the pharmaceutical industry suggests.

Pharma R&D by the Numbers

Numerous independent studies and investigations[2] show that the world’s largest drug companies’ R&D spending claims are misleading and overblown, and that they spend much more on marketing than on R&D for new products. These findings undermine the pharmaceutical industry’s repeated assertion that high drug prices are justified by the cost of research, and that generic competition in the developing world will undermine the industry’s ability to develop new treatments.

Although PhRMA asserts that U.S. brand-name pharmaceutical companies invest more in R&D than marketing, independent investigators reach different conclusions. A January 2008 article, published in the peer-reviewed journal PLoS, concluded that U.S. drug companies spent almost twice as much on marketing as on R&D.[3] Researchers Marc-Andre Gagnon and Joel Lexchin of York University in Toronto, found that U.S. companies spent 24.4% of their U.S. sales on marketing and 13.4% on R&D in 2004. U.S. sales that year totaled US$235.4 billion. Gagnon and Lexchin based their findings on data and estimates drawn from industry sources.

“These numbers clearly show how much promotion predominates over R&D in the pharmaceutical industry, contrary to the industry’s claim,” wrote Gagnon and Lexchin. “[This] confirms the public image of a marketing-driven industry and provides an important argument to petition in favor of transforming the workings of the industry in the direction of more research and less promotion.”

And while companies argue that high drug prices are necessary to cover the cost of R&D – implying that companies make only modest profits after the cost of R&D is paid for – pharmaceuticals remain one of the world’s most profitable industries. The industry’s 2006 return on investment was 19.6 percent, according to Fortune, second only to the oil and mining industry.[4] Pharmaceuticals almost always rank in the top three industry sectors by this measure.

Current R&D incentives often result in limited health benefits as well as high prices

The investments that Big Pharma does make in R&D are driven by market demand, not public health need. One result is a surplus of “me-too” drugs, treatments that are similar to existing products and offer limited therapeutic benefits over existing medicines.

When new drugs are submitted to the U.S. Food and Drug Administration (FDA) for marketing approval, the agency classifies them as meriting either “priority review” (conferred for drugs that offer “major advances in treatment, or provide a treatment where no adequate therapy exists”) or “standard review” (applied to a drug that offers “at most, only minor improvement over existing marketed therapies”). Only about one third of FDA approvals are “priority.”[5]

Other reviews find that only about one in ten new drugs offer substantial therapeutic gains:

Between 1999 and 2004, 122 new active substances were introduced into Canada. Only 10 percent were designated as major therapeutic advances or breakthrough products, according to a report by the Patented Medicine Prices Review Board of Canada.[6]

Since 1981, Prescrire, a leading review offering independent comparative information on drugs and other therapeutic interventions has been evaluating new drugs and new indications for older drugs. By 2003, it had done almost 2900 such assessments and found that only 11 percent of medications constituted substantial advances.[7]

Developing country markets only a fraction of Pharma’s sales

Big Pharma is very concerned about developing country markets, where drug sales are growing at a faster clip than in rich countries. However, it remains the case that developing countries represent only a small fraction of Big Pharma’s revenues. Developing country markets account for less than 13 percent of global pharmaceutical sales, according to IMS Health. Slightly more than 1 percent of sales are attributed to Sub-Saharan Africa, the world’s poorest region.[8]

Any lost revenue from developing countries therefore by definition can only have a limited impact on Big Pharma’s capacity to undertake R&D.

The limited contribution that developing countries are now making to Pharma’s R&D budget opens the possibility of exploring new methods of funding R&D.[9] Developing countries should be able to pay a fair share of drug development costs through means other than high drug prices unaffordable to most people in those countries.

Web links:
[1]www.phrma.org/news_room/press_releases/phrma%3a_compulsory_licensing_trend_dangerous/
[2] http://www.cptech.org/ip/health/econ/rndcosts.html
[3]http://medicine.plosjournals.org/perlserv/?request=getdocument&doi=10.1371%2Fjournal.pmed.0050001&ct=1
[4]http://money.cnn.com/magazines/fortune/fortune500/2007/performers/industries/return_on_revenues/index.html
[5] http://www.fda.gov/oashi/fast.html
[6] http://www.pmprb-cepmb.gc.ca/english/view.asp?x=653&all=true
[7] http://www.prescrire.org/
[8] http://www.imshealth.com/ims/portal/front/articleC/0,2777,6599_80528184_80528215,00.html
[9] http://www.who.int/phi/en/

Published by Essential Action’s Access to Medicines Project
P.O. Box 19405, Washington, DC, 20036, USA
Tel: (1) (202) 387-8030
www.essentialaction.org/access/

Boletín Fármacos Vol 11, No 1, enero de 2008

febrero 14, 2008

Ética y Derecho

Investigaciones

– Investigación clínica en países en desarrollo
Emilio Pol Yanguas

América Latina
-Argentina: Un fallo judicial dictaminó que una empresa de medicina prepaga no podía sustituir un fármaco

-Bolivia: Salud multa a tres laboratorios por publicitar adelgazantes
-Chile, ¿tierra de conejillos de Indias?
-Puerto Rico: Cuestionan reclutamiento para uno de los ensayos por vacuna para el dengue

Europa

-Unión Europea: Plataforma contra la medicalización de la infancia

Estado Unidos

-Ejecutivos de compañías farmacéuticas ayudarán en la dirección de la Fundación Reagan-Udall ligada a la FDA
-FDA envía una advertencia a GlaxoSmithKline por publicidad engañosa de Tykerb
-Una práctica de la industria farmacéutica ante los tribunales
-Ensayos y tribulaciones ¿Cómo la FDA no consigue supervisar adecuadamente los experimentos en humanos?
-Ocultan que los antidepresivos no son tan eficaces
-El Congreso estudia los resultados de un ensayo con medicamentos para el colesterol (ezetimibe)
-Hoodia: El último de una serie de fraudes dietéticos

Asia y África
-Nigeria: Continúan las actuaciones contra Pfizer

-China: Continúan los procesamientos por sobornos y se estudian nuevas regulaciones

Generales
-Roche presentó su “Código de buenas prácticas en relación con las asociaciones de pacientes”

-La industria farmacéutica se apropió de las consultas públicas que realizó la OMS a través de la web
-La ética no entra al laboratorio
-Pacientes ignorados: La asignatura pendiente de los ensayos clínicos
-Ezetimibe: Cardiólogos cuestionan el atraso en la publicación de la información sobre hipocolesterolemiantes
-Un experto en diabetes acusa a una compañía farmacéutica de haberlo intimidado

Documentos y libros nuevos, y congresos / cursos

Revista de Revistas
-Medicamentos para la osteoporosis: ¿prevención o enfermedad inventada?
Ainhoa Iriberri, Exceso de fármacos para mujeres sanas, Publico.es (España), 17 de enero de 2008, que hace referencia al siguiente artículo: Alonso-Coello P et al., Drugs for pre-osteoporosis: prevention or disease mongering? BMJ 2008;336;126-129.
– Responsabilidad del patrocinador después de un ensayo clínico
Benites Estupiñán E, Acta bioeth 2006;12(2):251-255.
-Registro de ensayos clínicos: Una discusión internacional y las posiciones posibles para Brasil
Traducido por Boletín Fármacos de: da Rocha Carvalheiro J, Quental C, Registro de ensaios clínicos: a discussão internacional e os posicionamentos possíveis para o Brasil, R Eletr de Com Inf Inov Saúde (RECIIS) 2007;1(1):63-69.
– Publicación selectiva de ensayos clínicos con antidepresivos y su influencia en la eficacia aparente
Traducido por Boletín Fármacos de: Turner EH et al., Selective publication of antidepressant trials and its influence on apparent efficacy. N Engl J Med 2008;358:252-60.

Ver acá

Nuestras miradas, nuestras realidades (IX)

febrero 13, 2008

Desde México Ricardo Páez y Javier García de Alba escriben un interesantísimo trabajo sobre la distribución de beneficios en la investigación internacional.

INTERNATIONAL RESEARCH AND JUST SHARING OF BENEFITS IN MEXICO
Developing World Bioethics (OnlineEarly Articles). 2008.

ABSTRACT

International research enrolling human subjects has raised an ethical concern regarding the just distribution of benefits between the countries that design the research and the host communities. Although several universal declarations have expressed this concern, a gap between theory and practice continues to exist, as well as a significant divergence between the design of the research protocol and the social context where it will be implemented. Although institutional review boards have made a valuable effort to evaluate international research, their sensitivity to the just sharing of research benefits as well as their attention to the social context must be evaluated. This article analyzes the distribution of benefits in a review of international research in Mexico and produces an ethical reflection based on the results.

La dirección para comunicarse es Ricardo Páez, MD, MS, Missionaires of the Holy Spirit Novitiate, Apdo. Postal 6, 76900 Corregidora, Querétaro, México. noviciadoqro@msps.org; ricardomsps@yahoo.com

El abstract se puede encontrar en www.blackwell-synergy.com/loi/dewb

LJ

Salió Medicina Social/Social Medicine Vol 3, No 1

febrero 13, 2008

Vol 3, No 1 (2008)

Ignaz Semmelweis y la Mortalidad Materna

Tabla de contenidos
Editoriales

“La nueva salud global”. La reversión de lógica, historia y principios
PDF

Alison Katz
1-4

Clásicos en Medicina Social

Reporte sobre la epidemia de tifo en Alta Silesia
PDF

Rudolf Virchow
5-20

La etiología, concepto y profilaxis de la fiebre puerperal
PDF

Ignaz Semmelweis
21-29

Medicina Social en la Práctica: Estudios de Casos de Activismo en Salud

MEDICC en Cuba: Una entrevista con C. William Keck y Gail Reed
PDF

Los Editores
30-36

Temas y Debates

De Alma Ata al Fondo Global: La historia de las políticas internacionales de salud
PDF

Observatorio Global de Salud Italiano
37-52

Lecciones de Ignaz Semmelweis. Una actualización epidemiológica y social para la maternidad segura
PDF

Julie Cwikel
53-73

Noticias y eventos

Declaración pública de la Asociación Latinoamericana de Medicina Sosical, ALAMES-Uruguay
PDF

Fernando Borgia
74-77

Rincón de los editores

Número especial sobre atención a la salud en Venezuela
PDF

Joan Paluzzi
78

Un texto de Ferrajoli sobre la tortura

febrero 10, 2008

En estos días en los que el gobierno estadounidense insiste en legitimar la tortura, resulta especialmente oportuno este texto del jurista italiano.

 

La lucha contra la tortura: una batalla de la razón

Luigi Ferrajoli

10/02/08  

El pasado 5 de febrero tuvo lugar en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona la presentación de la investigación Privación de la libertad y derechos humanos. La tortura y otras formas de violencia institucional en el Estado español, coordinada por Iñaki Rivera y Francisca Cano, del Observatorio del Sistema Penal y los Derechos Humanos de la Universidad de Barcelona. El texto que sigue es la intervención del jurista italiano Luigi Ferrajoli.

Pienso que el gran mérito de este libro, editado por Iñaki Rivera Beiras y por Francisca Cano, consiste en haber iluminado un lado oculto –el más terrible, el más odioso y obsceno- de las instituciones públicas, como es la tortura. En haber sacado a la luz y, por tanto, en haber situado ante la conciencia civil un fenómeno tan infame y degradante como ignorado y escondido. En este sentido, este libro, con la gran cantidad de análisis y de información que proporciona, no sólo representa una contribución científica al conocimiento de las violaciones de derechos, y en particular, de la tortura. También es una contribución cívica y política a la lucha contra la tortura; a su estigmatización y rechazo, por el sólo hecho de desvelarla y documentarla, tanto en el sentido común como en la deontología profesional de las fuerzas de policía y de los agentes de prisiones.

Lo que caracteriza la tortura, en efecto, es su eliminación de la mirada pública, en un doble sentido. Por un lado, porque la tortura se consuma en secreto, en los cuarteles, en las cárceles, en las comisarías de policía, en el tête a tête entre inquisidor e inquirido. Por otro, porque la tortura no es nunca, diría que casi por principio, objeto de estudio; porque es extraña a los intereses académicos de la cultura jurídica, porque es una materia innoble o en todo caso indigna de los sofisticados análisis técnico-jurídicos en los que gustan regodearse los juristas.

Estos dos factores, por lo demás, caracterizan en general la condición de los detenidos y de la institución carcelaria. Ésta es, de un lado, una institución por naturaleza cerrada y separada de la sociedad, que dificulta la información y, más aún, la atención y el interés de la opinión pública. Y es, de otro lado, una institución ignorada por la ciencia jurídica, incluida la penal, como si se tratara de un fenómeno secundario, marginal, indigno de las altas elaboraciones dogmáticas. De los cientos de libros de derecho penal que se escriben cada año en Italia y España, pueden contarse con los dedos de la mano los dedicados a las condiciones de vida de los detenidos. Y casi ninguno de los miles de jóvenes que cada año se preparan para la profesión de juez o de abogado sabe nada de la cárcel porque –en los muchísimos años de estudios universitarios y post-universitarios- no ha visto nunca una prisión.

Y bien, esta doble ocultación, esta doble ignorancia, es la que sitúa la condición de los detenidos –la violación de sus derechos y, como nunca, la tortura- fuera del debate público. Y es que la tortura se encuentra protegida por un doble nivel de secretismo: la opacidad, la separación, la ocultación de la mirada pública de la institución carcelaria como tal y, en general, de toda forma de privación de libertad; y el secreto en el secreto que, además, comporta la tortura: negada, ignorada, apartada, incluso al interior de la fenomenología carcelaria, y por eso doblemente ocultada tanto a la mirada de la opinión pública como al análisis y a la reflexión de la ciencia jurídica.

Quiero añadir que en Italia esta ocultación es más grave aún que en España, ya que el derecho italiano ni siquiera prevé un delito específico de tortura. Está claro que esta gravísima laguna –que viola el artículo 2 de la Convención contra la tortura del 10.12.1984 y la propia Constitución italiana, cuyo artículo 13.4 impone que se “castigue toda violencia física o moral sobre las personas sometidas a restricciones de libertad”- sólo se explica por la voluntad de quitarse de encima el problema; por la falta de disposición de la clase política para admitir que en nuestro país la vergüenza de la tortura existe; y por su pretensión de exorcizarla denominándola, antes que por su nombre –“tortura”- con eufemismos de distinto género –abusos, técnicas de interrogatorio, presiones físicas y similares- y castigándola, si acaso, como simples “lesiones personales”.  

Y bien, es este doble secreto el que este valioso y meritorio libro sobre la tortura viene a desgarrar. Por eso quiero expresar aquí mi particular agradecimiento y aprecio a Iñaki Rivera Beiras, a quien se debe la más importante y completa obra sobre la cárcel –La cuestión carcelaria. Historia, epistemología, derecho y política penitenciaria, editada por Ediciones del Puerto en Buenos Aires, en 2006- además de Tortura y abuso de poder, escrito junto a Roberto Bergalli y publicado en el 2006 con Anthropos, y de esta valiosa compilación de estudios que edita junto a Francisca Cano.

¿Por qué es tan importante –en el terreno cívico y político, además de científico- romper el secreto y el silencio que rodean y sostienen a la tortura? Porque el secreto es connatural a la tortura, es un elemento constitutivo y un factor decisivo de la misma, dado que la tortura prospera y se difunde gracias a él. Por múltiples razones.

En primer lugar, porque el secreto en el que se consuma la tortura es el principal factor de su impunidad. Los diversos ensayos que componen este libro documentan cerca de 720 denuncias de tortura cada año en España. Pero podemos estar seguros de que el número de torturas es bastante superior; de que existe una altísima cifra negra de delitos de torturas que permanece invisibilizado por el hecho de que la tortura se desarrolla en el espacio cerrado de las dependencias policiales, sin testigos, con la sola presencia de las víctimas y del torturador. Y esto hace difícilmente justiciable la tortura, ya que ante la falta de pruebas es difícil condenar al torturador, mientras el torturado, como ocurre en Italia, corre el riesgo de ser condenado por calumnia. Así las cosas, la impunidad se convierte en un factor criminógeno, de legitimación y difusión de la tortura como práctica ordinaria.

En segundo lugar, la invisibilidad, el secreto, es connatural a la tortura porque él mismo forma parte de la tortura. Constituye, por así decirlo, una tortura en la tortura. En la tortura, en efecto, el torturado está solo e impotente frente a su torturador. No sabe cuándo cesarán los tormentos. No sabe ni siquiera qué tormentos se sumarán a los ya padecidos. Es en esta soledad, en este terror absoluto, sin esperanza, donde reside el aspecto quizás más terrible, más insoportable –acaso más que el dolor físico- de la tortura. El torturado sólo sabe que se encuentra en manos de su torturador, sometido a su dominio absoluto, víctima de torturas sin límite, no imaginadas y ni siquiera imaginables.

En tercer lugar, la tortura representa, en virtud del secreto en el que se consuma, la manifestación extrema y más desagradable del poder del hombre sobre el hombre. Un poder absoluto, ante todo, porque absoluto es el terror del torturado. Una manifestación infame de vileza, además, porque la tortura se ejerce, en la sombra y amparada por el secreto, sobre una persona inerme.

Bajo este aspecto, no sólo la tortura sino también su impunidad –más aún, la posibilidad misma de la tortura- representan la violación más notoria y degradante del estado de derecho. Contradicen todos sus principios basilares: la visibilidad y la transparencia del ejercicio del poder, su sujeción a la ley, la lesión, en definitiva, de la dignidad de la persona y de sus derechos fundamentales más elementales y vitales.

Si esto es así, la lucha contra la tortura es también la lucha contra toda forma de secretismo e incluso de opacidad o de no transparencia en las condiciones de vida de la persona privada de libertad personal. Es también, en síntesis, la batalla a favor del habeas corpus, en el sentido literal de la expresión: como intangibilidad del cuerpo, garantizada por su sustracción al secreto y a la invisibilidad pública.

Esta sustracción al secreto, a la invisibilidad, del cuerpo del detenido, sólo se puede asegurar mediante rígidas garantías procesales que permitan excluir, o al menos reducir, la posibilidad material de la tortura. En primer lugar, mediante una más rígida limitación de los poderes de detención de la policía, tanto respecto de su ejercicio como de la duración de la misma. En segundo lugar, y principalmente, la prohibición de que el arrestado sea interrogado por agentes de policía antes que por magistrados, y sobre todo, sin la presencia de un abogado defensor. De modo más general, es necesario excluir cualquier posible contacto asimétrico y sobre todo secreto entre los detenidos y quienes le interrogan. De hecho, la restricción de la libertad personal sin garantía de defensa ni controles jurisdiccionales ofrece el lugar y la ocasión privilegiados para la tortura o, de todos modos, para actos de violencia sobre las personas arrestadas.

Las principales garantías contra tales abusos están constituidas, en suma, a) por la reducción de la duración de la detención o de la custodia preventiva al tiempo estrictamente necesario antes del interrogatorio por parte del magistrado; b) por la no admisión en juicio, por tratarse de prueba ilícita, de cualquier testimonio o confesión extraídos por la policía o sin la presencia del defensor; c) por la máxima transparencia, en definitiva, de cualquier contacto entre detenidos e interrogadores, tanto si se trata de agentes de policía como de magistrados de la acusación pública, asegurada por la simultánea presencia del abogado defensor.

Quienes interrogan, en suma, a una persona privada de la libertad, ni siquiera deberían acercarse a ella sin la presencia del defensor. Su cuerpo, su identidad, deberían ser sagrados para los funcionarios públicos a los que se confía el detenido. Tampoco debería admitirse el tête a tête entre quien interroga y quien es interrogado -mucho menos entre agentes de policía y detenido- para evitar que en el curso de este proceso el inquisidor pueda poner sus manos sobre el inquirido. En Italia ésta fue una conquista de los años setenta. Entonces, la ley nº 932 del 12.12.1969 suprimió, tras la sentencia de inconstitucionalidad del 5.7.1968, el interrogatorio policial. Más tarde, éste fue reintroducido por el artículo 5 del Decreto Ley nº 59 del 21 del 3 de 1978 e incorporado al artículo 350 del código de procedimientos de 1989, que en su apartado quinto lo ha admitido, sin la presencia del abogado defensor, “en el lugar o en la inmediatez del hecho”, es decir, no “en el lugar” sino una vez en estado de arresto o de detención. ¿Cómo se explica la exclusión del defensor del primer contacto con el imputado, si no como el intento de transformar el interrogatorio de medio de defensa en instrumento de acusación e inquisición, dirigido a extraer confesiones e informaciones, incluso al precio de dejar las manos libres a quienes interrogan?

Deseo añadir, para concluir, una tesis que he comentado en otras ocasiones. El riguroso respeto de las garantías penales y procesales y, hoy como nunca, de las garantías contra la tortura, no sólo es un valor en sí mismo, esto es, un principio de civismo jurídico en tutela de la dignidad y de los derechos fundamentales de las personas, así como de los lineamientos básicos de la democracia y del estado de derecho. Es también un factor de eficacia del derecho penal y de la propia lucha contra la criminalidad, incluida la criminalidad del terrorismo. La fuerza insustituible del derecho, en efecto, no consiste en la fuerza bruta ni mucho menos en la fuerza militar, como la que se manifiesta en la tortura o en la guerra. Reside, al contrario, en la asimetría entre derecho y crimen, entre respuesta institucional y terrorismo. Sólo esta asimetría, de hecho, es capaz de deslegitimar el terrorismo como crimen, de neutralizarlo políticamente, de aislarlo y de debilitarlo social y moralmente. Allí donde esta asimetría se pierde –en razón de la violencia desregulada de la guerra o del derecho penal terrorista- las instituciones descienden al nivel de la criminalidad (o, lo que es lo mismo, éstas ascienden al nivel de las instituciones) con el único efecto de alimentar, como la gasolina al fuego, la espiral de violencia. Prueba de ello es el clamoroso fracaso de la estrategia estadounidense de lucha contra el terrorismo, una lucha homologable al terrorismo puesto que se ha llevado a cabo mediante las formas criminales y terroristas de la guerra, de las torturas y del derecho penal del enemigo, es decir, a través del más ostensible e irresponsable desprecio por el derecho.

Por todo esto, la batalla contra la tortura, quizás la más infame de entre las violencias institucionales desreguladas, no es sólo una batalla en defensa de la democracia y de los derechos humanos. Es también una batalla de la razón en defensa de las garantías mismas de la seguridad, las cuales dependen, hoy más que nunca, de la credibilidad moral antes que jurídica de los llamados valores de Occidente. Y es, antes que nada, una gran batalla cultural, dirigida a denunciar y a poner fin al horror de la tortura, que tiene su terreno de cultivo en la ignorancia, la indiferencia y el desinterés de la opinión pública.

De aquí el gran valor de este libro, al que ojalá sigan otros sobre todos los demás países europeos, comenzando por Italia. Libros como éste, en efecto, no son sólo una valiosa fuente de información sobre la naturaleza de la privación de la libertad y sobre los riesgos que ésta supone en ausencia de garantías adecuadas. Tienen además, como he apuntado al comienzo, un efecto performativo en el sentido común de los ciudadanos y en la deontología profesional de los agentes de custodia o de policía. Es más,  contribuyen a refundarlos sobre la base de la conciencia de la sacralidad, de la intangibilidad y del respeto del cuerpo del detenido y sobre la repulsa de la tortura, entendidas como condiciones primeras del respeto, la dignidad y la credibilidad de las propias instituciones.

 

Luigi Ferrajoli es catedrático de filosofía del derecho en la Universidad de Roma III, y uno de los principales exponentes de la tradición garantista ilustrada y de la izquierda moderna. Acaba de publicar en Italia  Principia iuris. Una teoria del diritto e della democrazia, (Laterza, 2008), una obra que promete ser un clásico de la cultura jurídica de comienzos de siglo. 

Traducción para www.sinpermiso.info : Gerardo Pisarello

http://www.sinpermiso.info, 10 febrero 2008

La influencia de las corporaciones en la epidemiología

febrero 5, 2008

Parece que nada se salva de la influencia de las grandes compañías en el sistema capitalista. Para más datos, Neil Pearce escribe en el International Journal of Epidemiology 2008 37(1):46-53, sobre

Corporate influences on epidemiology

Neil Pearce

Abstract

Corporate influences on epidemiology have become stronger and more pervasive in the last few decades, particularly in the contentious fields of pharmacoepidemiology and occupational epidemiology. For every independent epidemiologist studying the side effects of medicines and the hazardous effects of industrial chemicals, there are several other epidemiologists hired by industry to attack the research and to debunk it as ‘junk science’. In some instances these activities have gone as far as efforts to block publication. In many instances, academics have accepted industry funding which has not been acknowledged, and only the academic affiliations of the company-funded consultants have been listed. These activities are major threats to the integrity of the field, and its survival as a scientific discipline. There is no simple solution to these problems. However, for the last two decades there has been substantial discussion on ethics in epidemiology, partly in response to the unethical conduct of many industry-funded consultants. Professional organizations, such as the International Epidemiological Association, can play a major role in encouraging and supporting epidemiologists to assert positive principles of how science should work, and how it should be applied to public policy decisions, rather than simply having a list of what not to do.

Ver trabajo completo acá

Un comentario de JC Celhay

febrero 1, 2008

En Bioética del Quilombo se publica hoy un comentario de Juan Carlos Celhay sobre su experiencia entre los Qom (Tobas), durante más de 12 años. Vale la pena leerlo.

Ver en http://blogs.clarin.com/bioargentina/posts