Archive for 23 octubre 2006

Página web útil sobre leyes referidas al aborto

octubre 23, 2006

En http://annualreview.law.harvard.edu/population/abo… se puede encontrar una cita textual de las leyes en los diversos países en lo que se refiere al aborto.

En la misma base de datos hay información sistematizada sobre los siguientes tópicos:

Abortion laws

Children and adolescents laws

Population policies

Domestic violence laws

HIV/AIDS laws

Women’s human rights

Female genital mutilation laws

Vaccination laws

Ver: http://annualreview.law.harvard.edu/annual_review….

LJ

Anuncios

Bienvenida a una nueva revista de bioética

octubre 18, 2006

Le damos la bienvenida a un nuevo medio en el ámbito de la bioética, editado por la Unidad Académica de Bioética, del Departamento de Humanidades Médicas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires. Se trata de BIOPHRONESIS. Revista de Bioética y Socioantropología en Medicina, dirigida por la Dra. Delia Outomuro y el Dr. Federico Pérgola. La presencia de medios promueve y facilita el debate académico.

Ver en: http://www.fmv-uba.org.ar/antropologia/index1024x768.htm.

LJ

Material de consulta valioso sobre el aborto en América Latina

octubre 17, 2006

El aborto en América Latina y El Caribe (1990-2005)

Este material es el resultado de una investigación de la literatura sobre la cuestión del aborto provocado en América Latina y El Caribe de 1990 a 2005. Incluye una base de referencias bibliográficas y un análisis temático en 9 capítulos. Es el producto de una colaboración entre investigadoras/investigadores de América Latina y de Francia en el marco del grupo de trabajo del CEPED “El aborto provocado: comparaciones internacionales”. Las autoras son

Agnès GUILLAUME
Investigadora del Institut de Recherche pour le Développement (IRD)
IRD, UMR LPED (IRD / Université de Provence), CEPED. F-13331 Marseille Cedex 3, France
guillaume@ceped.cirad.fr (http://ceped.cirad.fr)

Susana LERNER
Profesora-Investigadora, Centro de Estudios Demográficos, Urbanos y Ambientales
El Colegio de México, 14200 México, D.F.
slerner@colmex.mx (www.colmex.mx)

Ver en: http://ceped.cirad.fr/cdrom/avortement_ameriquelatine_2006/sp/intro.html

LJ

¡Cuidado! Los antipsicóticos "atípicos" no son mejores

octubre 14, 2006

Vera Sharav alerta, en la muy recomendable página de la AHRP (Alliance for Human Research Protection), sobre una advertencia de la FDA a Janssen.

“FDA’s letter of approval to Janssen, signed by Dr. Robert Temple, deputy director of the Center for Drug Evaluation (CDER) underscores the drug’s failure to demonstrate either superior safety or effectiveness:
“We would consider any advertisement or promotion labeling for Risperdal false, misleading.under section 502(a) and 502 (n) of the ACT if there is presentation of data that conveys the impression that Risperdal is superior to haloperidol or any marketed antipsychotic drug product with regard to safety or effectiveness.”
Safety, however, appears not have been a concern for the FDA. Absent any evidence of efficacy, how could FDA officials disregard the documented signals of severe adverse effects that were present in the data submitted to the FDA from company controlled premarketing trials? In his book, Mad in America, Robert Whitaker, warned that those early signals of toxicity represent major health hazards. Those hazards cannot be justified in the absence of a demonstrable clinical benefit.

Si no son más efectivas que los “viejos” antipsicóticos, y tienen más efectos tóxicos ¿para que vendérselas a la gente? ¿Por que se autoriza su uso? Sería razonable preguntarse ¿cuando venció la patente del haloperidol?

Ver en la página de la AHRP:  http://www.ahrp.org/cms/content/view/360/28/  “Science Refutes Claims of Drug Benefit: Antipsychotics Found Harmful”

Y en la página del NEJM:  http://content.nejm.org/cgi/content/full/355/15/15…Effectiveness of Atypical Antipsychotic Drugs in Patients with Alzheimer’s Disease”

LJ 

Leer con precaución

octubre 13, 2006

En el último número del British Medical Journal, JørgensenHilden y Gøtzsche sugieren tomar precauciones con respecto a los metaanálisis y revisiones publicados con apoyo de la industria farmacéutica. Parece que aunque los datos sean semejantes, los trabajos auspiciados por la industria recomiendan los productos evaluados, cosa que las revisiones Cochrane y/o las independientes no hacen. “Industry supported reviews of drugs are less transparent than Cochrane reviews and have few reservations about methodological limitations of the included trials; their conclusions should be read with caution. We believe that details of concealment of allocation, blinding, inclusion and exclusion criteria for trials, search strategies, and estimated effects in each included trial need to be reported to allow readers to judge the reliability of reviews. To improve transparency, access to the protocol should be available.”

Ver: “Cochrane reviews compared with industry supported meta-analyses and other meta-analyses of the same drugs: systematic review” En http://bmj.bmjjournals.com/cgi/content/full/333/75…

LJ

De la investigación a la acción en salud pública: factores favorables en América Latina

octubre 11, 2006

Los autores describen los principales problemas de salud en Latinoamérica y plantean la necesidad de desarrollar líneas de investigación sobre los mismos. Aparte de las consideraciones sobre este tema, que vale la pena leer, postulan que el traslado de la investigación a la acción en salud pública es altamente factible, dada la capacidad humana existente, los buenos recursos de tecnología y comunicaciones, etc. Es muy interesante que los mismos factores que tienden a convertirnos en factoría ejecutiva de diseños de investigación de las multinacionales farmacéuticas son aquellos que pueden contribuir a que desarrollemos investigación pertinente, válida y urgente.

Perel P, Casas JP, Ortiz Z, Miranda JJ (2006) Noncommunicable Diseases and Injuries in Latin America and the Caribbean: Time for Action. PLoS Med 3(9): e344 (ver en http://medicine.plosjournals.org/perlserv/?request…)

“In the LAC region, rapid translation of research investment into improved public health is highly feasible [21]. As a group of middle-income countries, the LAC countries have an adequate technology-communications infrastructure, as well as highly qualified health and academic human resources—essential for conducting high-quality human epidemiological research. Furthermore, LAC countries share a similar cultural identity, and most of the population shares a common language, which undoubtedly would strengthen regional initiatives in collaborative research. These favorable advantages, added to the low cost of conducting research in the region compared with the costs in developed countries, have been used by pharmaceutical companies to actively recruit LAC populations into randomized clinical trials. The number of US-based trials executed in LAC countries has increased over 10-fold from 1995 to 2000, making the LAC countries the fourth-largest clinical trial market [22]. Unfortunately, these clinical trials often do not address diseases with a great burden to the region (e.g., mental health, chronic respiratory disease, and trauma). In addition, trials conducted in the LAC population, while sometimes addressing relevant pathologies such as cardiovascular disease, usually involve interventions that would not be affordable to LAC populations or that would be difficult to implement in settings with inadequate health-care resources [22].”

LJ

José Carlos Escudero: la exclusión social como determinante de mala salud

octubre 3, 2006

En el último número de Correos para la Emancipación, Salud y Educación, sale una reflexión del sanitarista argentino José Carlos Escudero, una de las voces lúcidas que incitan a la reflexión sobre nuestros sistemas de salud. Entre otras cosas dice: “Cuando todo el mundo es parejamente pobre, algunos problemas se reducen. La pobreza uniforme que existe al interior de una sociedad, si además se le agrega cohesión social (hechos que suelen ir juntos), suele proteger de algunos males: la violencia que suele aparecer como respuesta a una exhibición insolente de riqueza, la que aparece como consecuencia de la frustración de no haber alcanzado un “éxito” individual que aparentemente está al alcance de todos en sociedades desiguales. Una explicación habitual para los bajos niveles de mortalidad que se observaban en Japón antes de su “desarrollo” era su homogeneidad cultural y la fuerte cohesión social que ofrecía a sus habitantes. La pobreza era generalizada, pero había muy poca exclusión, marginación o abandono.

La anterior es una explicación cultural de la inclusión como generadora de buena salud colectiva. Existe consenso que la exclusión cultural se potencia con la privación de vida material para generar enfermedad mental y física.”

http://www.emancipacionsye.mine.nu/index.asp

Parece haber puntos en común con el trabajo de Navarro, mencionado hace poco en este blog.

LJ

Peor el remedio, escribe Lipcovich en Página 12. Es tiempo de que nos miremos y reflexionemos sobre nuestra profesión de agentes de salud, cabe agregar.

octubre 1, 2006

DENUNCIA CONTRA LOS LABORATORIOS POR SUS ESTRATEGIAS PARA VENDER MAS MEDICAMENTOS

Los visitadores médicos denunciaron en el Congreso que las farmacéuticas “coimean” y “entregan prebendas” para que los médicos receten sus productos. Aseguran que hasta hay sorteos y “raspaditas”. Y mencionan firmas y profesionales con nombre y apellido. Aquí, la presentación del gremio y la defensa de los acusados.

“Coimas, prebendas e irregularidades graves” denunció la Asociación de Agentes de Propaganda Médica “como prácticas recurrentes de la industria farmacéutica”. La presentación de los visitadores médicos, efectuada ante el Congreso de la Nación, incluye nombres de laboratorios y de conocidos doctores vinculados con ellos: “Contratan médicos líderes para promocionar nuevas drogas mediante notas seudocientíficas”. También para los médicos comunes habría “contribuciones” (coimas), a veces bajo pretexto de supuestos estudios científicos, y “últimamente se hacen cosas mucho más guarangas” –señaló a este diario un directivo de los agentes de propaganda médica–: las guarangadas incluirían la participación en concursos, donde cada prescripción de determinado remedio aumenta las probabilidades de ganar un auto; también “raspaditas” y entrega directa de dinero. El control de que los médicos efectivamente receten lo solicitado se haría mediante “auditorías” efectuadas por los mismos laboratorios gracias a un acceso a información confidencial de obras sociales. La denuncia involucra a laboratorios nacionales e internacionales, nucleados en las tres cámaras empresarias. Algunas empresas extranjeras, a causa de que las normas de sus países de origen les impiden este tipo de procedimientos, tercerizarían la promoción de los productos nuevos en laboratorios nacionales, que no tienen trabas para estas prácticas. Los visitadores también dan precisiones sobre los recursos de amparo presentados por pacientes para que las obras sociales les provean determinado remedio: serían promovidos por los laboratorios mismos, a través de estudios jurídicos asociados, para promover medicamentos de altísimo costo (ver nota aparte). La entidad gremial reclama la intervención de los poderes del Estado.

Según la denuncia de los visitadores, “importantes sociedades científicas” participan en “notas seudocientíficas en medios de difusión”, que en realidad “son publicidad paga” para la que “se contratan médicos líderes de opinión con el único objetivo de promocionar nuevas drogas de alto costo”. Un caso sería el de “una doctora de la Sociedad Argentina de Reumatología, que al mismo tiempo es gerenta de producto para artritis reumatoidea del laboratorio John Wyeth; desde ese cargo, contribuye a la venta del producto Enbrel, cuyo valor de tratamiento es de 4000 pesos mensuales”.

El secretario de Acción Social de la Asociación de Agentes de Propaganda Médica (AAPM), José Charreau, añadió algunos nombres: “Es difícil que se presente una nueva vacuna sin que, antes, aparezcan notas en los medios donde infectólogos como Daniel Stamboulian o Roberto Debbag hablan de las bondades del producto. El producto puede ser bueno, pero tal vez no sea lo más adecuado asignarle recursos públicos o de obras sociales que podrían ir mejor a otras enfermedades. Lo cierto es que esto no es gratis: de los laboratorios que venden vacunas o antibióticos, no hay ninguno que no tenga recibos por pagos al Funcei”, la Fundación Centro de Estudios Infectológicos, que dirige Stamboulian (ver aparte).

No se trata sólo de los médicos líderes, hay para todos. “La inducción económica a los profesionales de salud para la prescripción de productos se ha exacerbado a niveles increíbles –sostiene Charreau–: antes, se trataba sólo de contribuciones para estudios, viajes, becas: hoy la coima es directa. Esto se aplica en especial a determinados productos que, por su alto costo, son de especial interés para los laboratorios: directamente se le ofrece al médico una suma, veinte, treinta, cincuenta pesos por cada prescripción.”

Es que “los laboratorios disponen de un dinero para ‘contribuciones’ destinadas a los médicos. Se van otorgando en función de la posibilidad de lograr mayores prescripciones”, explica el gremialista de AAPM. ¿Cómo intervienen en este procedimiento los agentes de propaganda médica? “Cada visitador debe detectar, en su zona, cuáles son los médicos de mayor potencial, porque atienden mejores obras sociales o tienen mucho caudal de pacientes; de éstos, hay que establecer cuáles son más permeables.” En las reuniones de trabajo con los agentes de propaganda médica, “se los consulta en qué médicos ‘invertir’ y se asignan sumas para cada uno”. No es que el doctor “permeable” se adscriba sólo a un laboratorio. “Toma lo que le ofrece uno y también lo que le ofrece el de la competencia –precisa Charreau–. Este sistema se ha hecho carne en nuestro medio, es muy difícil modificarlo.”

Según los gremialistas de AAPM, por estas coimas “los médicos entregan recibos”, ya que en general los laboratorios necesitan blanquear esas sumas; los recibos suelen ser por “asesoría científica” y a veces, “el médico le da el recibo a una empresa en la que el laboratorio terceriza esta función, para no figurar directamente”.

Además de las “contribuciones directas”, los médicos son remunerados por “estudios seudocientíficos”, según Charreau: “‘Mire, doctor, tenemos este producto nuevo, aprobado por la FDA de Estados Unidos: nos interesa que usted haga una evaluación con sus pacientes’. Y se le entrega al médico una hoja de evaluación. Todos saben perfectamente que eso no es un verdadero estudio clínico; los estudios clínicos deben estar aprobados por la Anmat, deben ser gratuitos y seguir determinados procedimientos. Es un falso estudio clínico pero ‘como esto implica mayor trabajo para usted, doctor, estimamos que le corresponden 50 pesos por la visita de cada paciente’”, ejemplifica Charreau, y aclara que “en realidad esos recursos indirectos ya no se usan mucho; últimamente se hacen cosas mucho más guarangas”.

Por ejemplo, “el laboratorio Casasco, junto con un producto, estuvo entregando al médico unas tarjetitas para ‘raspadita’, con premios. El laboratorio Syncro (hoy absorbido por Ivax), sorteaba un auto entre cien números, que se otorgaban de este modo: si el médico prescribía un tratamiento, recibía un número; si prescribíados, dos números; con diez prescripciones obtenía diez de los cien números, y así”, cuenta el representante de los agentes de propaganda médica, y comenta: “El doctor Federico Pavlovsky describió perfectamente lo que pasa” (se refiere a la nota publicada en la sección Psicología de Página/12 el 24 de agosto).

¿Cómo controlar si el médico cumple en prescribir aquello por lo que se le paga? “Los laboratorios hacen ‘auditorías’ a partir de información que compran en forma ilegítima. Las obras sociales, PAMI e IOMA tienen convenios con administradoras de fármacos por las cuales la información se vuelca en planillas; se incluyen datos confidenciales, como los nombres y diagnósticos de los pacientes. Todo eso termina en poder de los laboratorios, que lo usan para armar estrategias y para ‘auditar’ el cumplimiento de los médicos”, cuenta Charreau.

También hay mecanismos de control más directos: “Uno de los principales laboratorios nacionales elabora un producto inyectable para la artritis reumatoidea que debe ser aplicado por el médico mismo mediante una jeringa presionable: la jeringa tiene una especie de troquel que el médico retiene: cuando va el visitador, le entrega los troqueles que juntó y recibe una suma establecida por cada uno”, revela el gremialista.

Los laboratorios extranjeros suelen tener dificultades para adaptarse a estas modalidades de comercialización: “En sus países de origen tienen prohibido, no sólo coimear, sino a veces incluso entregar objetos que, aunque sean de carácter científico, puedan dar lugar a la posibilidad de un beneficio comercial. Entonces, para evitar conflictos con las casas centrales, operan a través de laboratorios argentinos”. Un caso, que la AAPM incluye en su denuncia ante el Congreso, sería el del laboratorio argentino Gobbi Novag: “Es una pequeña empresa situada en Wilde, con apenas 12 visitadores médicos. Sin embargo, Pfizer, el laboratorio más importante del mundo, acaba de hacer un convenio con Gobbi Novag para promocionar su producto oncológico Sutent, pese a que Pfizer tiene doscientos visitadores médicos, una de las fuerzas de venta más importantes del país. El costo de tratamiento del Sutent es de 10.000 pesos por mes”, precisó el gremialista (ver aparte).

“Vas a quedar renguito”

Estas modalidades no sólo conciernen a los fármacos, sino también a las prótesis traumatológicas: “No hay una sola prótesis que se coloque en la Argentina sin que el médico reciba ‘el vuelto’”, sostiene Charreau, y observa: “Si uno se comunica con un fabricante y pide precio por una prótesis, no se lo van a dar a menos que diga qué médico se la indicó: para establecer precio necesitan saber cuánto se lleva el médico. En Mar del Plata, por ejemplo, se ha llegado a establecer un precio mínimo de ‘devolución’ al médico: recibe 3000 pesos, independientemente del valor de la prótesis. También hay ‘devolución’ para los stents con drogas, que valen hasta diez mil pesos. Un líder en el sector otorgó la distribución a dos empresas chicas, también porque tendría problemas para justificar internacionalmente las ‘contribuciones’”.

Para las prótesis, “el PMO (Programa Médico Obligatorio para obras sociales y prepagos) dice que la prescripción debe ser por nombre genérico y preferentemente de fabricación nacional, pero, supongamos, un paciente se tiene que hacer un reemplazo de cadera y el médico le dice: ‘Mirá, por tu edad y la patología que tenés, necesitarías esta prótesis: si la obra social no te la cubre yo te pongo otra pero por ahí vas a quedar renguito, o después de un año te voy a tener que operar de nuevo…”. Entonces el paciente va desesperado a exigir la prótesis en la obra social; ¿cómo explicarle al paciente lo de la ‘contribución’? Utilizan al más débil de la cadena, al enfermo”, cuenta el directivo de AAPM.

“Ahora salió al mercado una prótesis nueva, cerámica, que vale 26.000 pesos: al sistema de salud le resulta imposible sostener esos valores”, comenta Charreau, y explica: “Las prótesis traumatológicas, como los trasplantes y algunos otros requerimientos, se cubren a partir de un fondo que maneja la Administración de Programas Especiales del Ministerio de Salud, al que las obras sociales, es decir, los trabajadores, aportan del diez al 15 por ciento de su recaudación. La Administración fija valores de referencia: una prótesis de cadera está en 7000 pesos, que es un monto razonable. Pero la industria promociona nuevos productos que elevan el precio de manera insostenible, además de la ‘contribución’ a los médicos. Así se desfinancia un sistema conformado por aportes de los trabajadores”. El documento de la AAPM también denuncia los “tratamientos compartidos: el médico prescribe una droga recientemente aprobada y, junto con la prescripción, le da al paciente un número de teléfono del laboratorio: si el paciente llama, le enviarán otro envase del mismo medicamento, gratis. Esto nos lleva a la pregunta de cuál es el precio real del medicamento: si entregan dos por uno y siguen ganando, quiere decir que el medicamento fue aprobado con un valor de venta que es, como mínimo, el doble del real”.

La AAPM –adherida a la CTA– presentó su denuncia en la Comisión de Acción Social y Salud Pública de la Cámara de Diputados de la Nación, a la cual solicitó “una exhaustiva investigación del mercado farmacéutico” y “llamar a una audiencia pública nacional para discutir las gravísimas irregularidades del sector”. Los visitadores anuncian también “un paro de actividades” y “escraches a importantes laboratorios”.

Esta nota tiene varias complementarias, tan conmovedoras como la nota madre. Ver en http://www.pagina12.com.ar/imprimir/diario/socieda…

Leerlas resulta revulsivo, pero es necesario.

LJ

Brasil define sus prioridades en investigación en salud de manera participativa (y las pone en práctica)

octubre 1, 2006

Un trabajo publicado en Cadernos de Saúde Pública por Guimaraes et al. relata el proceso de definición de las prioridades en investigación en salud en Brasil, realizado a través de la 2a. Conferencia de Ciencia, Tecnología e Innovación en Salud. En un proceso que involucró a más de 15.000 personas, y que partió de las bases municipales hasta las estaduales, se estableción un diálogo uno de cuyos objetivos explícitos fué evitar que actores con algo en juego (stakeholders) quedaran excluidos. Hubo debate, y debate acalorado, pese a lo cual se logró llegar a consensos y/o acuerdos, a la hora de definir las prioridades nacionales. Este es un ejemplo de que se pueden llevar adelante los consejos que brinda INES de COHRED, quien no es una señora sino el modo de definir la Investigación Nacional Esencial en Salud, desde la óptica del Council on Health Research for Development (COHRED), mirada que hacer hincapié en los aspectos participativos y éticos de la investigación.

Dice Guimaraes: “The Conference was a challenge for both scientists and community leaders. Never before had these social actors made such an effort to speak a common language, to interact in such depth, and to openly discuss their sometimes conflicting points of view.” Agrega más adelante “Our concern with ethics in research was clearly expressed in these public calls for proposals. Two of them were specially designed for institutional support to local ethics committees, and financial support reached 180 of the existing 350 committees.”

Uno de los datos más interesantes del relato es que especifica que actualmente el esfuerzo está dirigido a poner en práctica los resultados del debate, lo que a menudo suele pasarse “por alto” en las acciones pseudoparticipativas “pour la gallerie”.

Para ver el trabajo completo y material de la Conferencia:

GUIMARAES, Reinaldo, SANTOS, Leonor Maria Pacheco, ANGULO-TUESTA, Antonia et al. Definição e implementação de uma Política Nacional de Ciência, Tecnologia e Inovação em Saúde: lições a partir da experiência brasileira. Cad. Saúde Pública. [online]. 2006, vol. 22, no. 9 [citado 2006-10-01], pp. 1775-1785. Disponível em: http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0102-311X2006000900002&lng=pt&nrm=iso.

El material sobre la consulta y la 2ª Conferência Nacional de Ciência, Tecnologia e Inovação em Saúde se encuentra en http://dtr2001.saude.gov.br/sctie/2cnctis.htm.